Río Júcar, el reflejo de nuestra vida

La exposición "Río Júcar: el reflejo de nuestra vida" surge dentro del plan de implementación de un proyecto medioambiental como recurso para divulgación y sensibilización sobre un tema: el río Júcar.
Lo primero se aborda a través del briefing qué es lo que quiere transmitir el cliente, que son los detalles básicos. Su idea es visualizar la diversidad y riqueza natural del río Júcar para que se garantice su conservación a través de su conocimiento.

El proyecto que se nos planteaba tenía bastantes condicionantes a la hora de abordar su diseño:

Condicionantes Técnicos
Se debía realizar una estructura cuyo montaje no fuera excesivamente complicado, que facilitara las labores de traslado y transporte para la itinerancia (estaba planteada como exposición itinerante): de poca volumetría, muy resistentes y ligeros.

Por otra parte la volumetría de la exposición una vez diseñada debía adaptarse a diferentes espacios para su itinerancia, procurando ser lo más versátil posible para sacarle el máximo rendimiento. Lo mismo ha estado en pequeñas salas de exposiciones que en amplios lugares (p.ej.: un frontón). Asimismo, debería ser lo suficientemente autónoma en su estética como para poder resistir el entorno cambiante de estos recintos: desde impersonales a rococós; de impolutos a desvencijados.

Además, la estructura que debía utilizarse tenía que ser susceptible de albergar dispositivos varios (electricidad, comunicaciones,...) y poder ser utilizada tras el periplo expositivo por el cliente para otros eventos.

Se opta por la utilización de una perfilería de aluminio mini Fractal, cuyas características de resistencia, ensamblaje, versatilidad y complementos resulta ideal para este trabajo, además de que estéticamente no es muy visible. Por otra parte, la utilización de esta estructura no es al uso, pues además de las uniones usuales, hemos utilizado tubos de extensión para la generación de la estructura base, y hemos usado los orificios característicos de la perfilaría para la ubicación versátil de los soportes de la panelería.

Para contribuir a estos condicionantes se opta por la utilización de telas para la recreación de fondos murales.

 

Condicionantes Conceptuales
Debido a la temática, los objetivos y las características del público se opta por presentar de manera muy directa al río: el objetivo era que el río estuviera presente como entidad física, de manera que los visitantes puedan contemplar directamente su riqueza y variedad. Esto incluía la presentación de los elementos que conforman el ecosistema río de manera entrelazada, conectada, muy al primer plano pero a la vez un poco ocultos, tal y como aparecen en la naturaleza: había que buscarlos. Se pretende establecer un juego de presentación-ocultación de manera que la actitud del espectador deba ser un poco activa: debíamos huir de lo fácil.

Asimismo, debía existir una clara segmentación entre las diferentes partes del río que se muestran: orilla, ribera y cauce, además de la relación con el ser humano, y de las secciones de presentación y El futuro.
Igualmente, pretendíamos huir de la monotonía en la presentación: se debían presentar la variedad y riqueza del río de manera rica y variada.

La solución a estos condicionantes fue la decisión de construir el espacio río como cuerpo físico central alrededor del cual giran los visitantes, con utilización de códigos de color para la separación de las partes de la exposición. Incluso se establecen dispositivos para la animación de alguna zona del río: un ventilador mueve la tela de la zona del cauce para evocar las ondas acuáticas de la superficie del río y se establece como banda sonora de la exposición la música de Julio Sanz (Conquense): "Paseos por el Júcar" una recopilación de sonidos del río con mezclas de música electrónica.

Se decide utilizar imágenes de primeros planos impactantes de la flora y fauna (contratación de fotógrafos naturalistas de primera calidad) y ubicar los paneles de manera sobresaliente de la estructura, con ubicación en zonas bajas, media y altas, pero cuidando siempre la facilidad de lectura (no hay textos fuera de la zona de visión normal-fácil desde el punto de vista antropométrico). Por otro lado, se ubica en la gran estructura central la riqueza medioambiental del río y se diseñan una serie de islotes separados donde colocar las piezas relativas a la relación establecida por el ser humano con el río a lo largo del tiempo (con una visión más etnográfica).

Además, para huir de la monotonía y facilitar el recorrido físico de los visitantes se establecen unas zonas muy simétricas y rectas de estructura, con una zona de sinuosa curva que incita a rodear la exposición en la zona del cauce, como si fuera una curva del río.

Condicionantes de contenidos
En relación a los contenidos se debía segmentar la información alrededor de bloques transversales que aparecen en todas las secciones de la exposición: flora, fauna y relación con el ser humano. Para ello se realiza un tratamiento gráfico diferenciado para cada uno de ellos que se mantiene en toda la exposición.

Por otro lado se debe segmentar los contenidos por niveles de información en relación con los niveles educativos y/o culturales del público objetivo. Para ello se redactan los paneles con la colaboración de un pedagogo que jerarquiza de manera conveniente los contenidos en relación a los niveles de primaria y de secundaria, así como que redacta convenientemente los textos.

Condicionantes Gráficos
Los objetivos establecidos eran realizar una exposición amena, sencilla, ligera pero densa de contenidos (muy densa) para un público mayoritario escolar y de extracto popular rural de pequeñas poblaciones, con poco hábito de visitar exposiciones o a leer de manera sostenida en un entorno no habitual para ello.

Para mostrar la riqueza que no conocían se optan por colores naturales relacionados con las diversas partes del río (orilla, cauce, ribera, ser humano) de fuerte presencia pero no estridente, creando una gama de transición sin saltos excesivos pero con la misma relación tonal entre figura y fondo en cada una de las partes. Además se realiza en toda la panelería un juego de lleno-vacío, que posibilita el descanso y la lectura amena, enlazando unas secciones con otras y rompiendo la monotonía. Por otro lado se establece una jerarquización de paneles por sección (presentación general de sección, verticales, horizontales y pequeños) destinados cada uno a una parte de la temática común en cada sección, construidos con una estructura similar y unificados mediante la utilización de los fondos del propio cartel de la exposición. Para contribuir a este juego de lleno-vacío y romper asimismo la monotonía de presentación, se combinan las fotografías de los paneles de textos encuadradas en marcos con dibujos de naturalistas de los siglos XVIII y XIX, de extremada belleza sin fondo, rompiendo la estructura cerrada de presentación de textos.

Además se debía de orientar a los visitantes para que supieran en todo momento a qué zona pertenecía la información que estaban contemplando, debiendo utilizarse un código de situación por color, tipografía y títulos y subtítulos.

Condicionantes de Público
El público objetivo de la muestra era variado, pues estaba dirigido inicialmente a la población en general, pero se decide segmentarlo convenientemente para poder adecuar el diseño de la exposición, aunque sin perder de vista su carácter generalista. Se establecen así como públicos principales el escolar, sobre todo de segundo ciclo de primaria y de primer ciclo de secundaria; por otro lado, público de avanzada edad (jubilados) y público grupal (familias). El nivel cultural general es básico.

Se establecen de esta manera la utilización de tipografías de fácil lectura, con adecuado tamaño para lectura por públicos de visión reducida y no excesivamente acostumbrados a leer de manera continuada. Por otro lado, y para favorecer el recorrido completo de la exposición, se establecen las adecuadas zonas de descanso intelectual, alternadas con zonas de gran cantidad de información. Asimismo, en estas zonas de intensa información, se procura diversificar la misma atendiendo a diferentes estímulos: intelectuales (contenidos), estéticos (imágenes), emocionales (poesía-recuerdos).

Se establecen diferentes maneras de acercamiento a la información: una surge directa, otra sugerida, aquella escondida surge inesperada,... El recorrido procura envolver al visitante para que no vea toda la exposición de golpe, sino que vaya mostrándose poco a poco, en un juego cómplice de búsqueda (como cuando se va al río), combinando zonas rectas con curvas, tapando la salida en algunos momentos y permitiendo su "huida" hacia zonas externas (etnografía) para retornar nuevamente al río. Esto facilita su visita, su lectura y rompe la monotonía de las exposiciones de paneles al uso.

Se diferencian los sectores de manera clara mediante códigos de color y con la complicidad de la estructura, que delimita claramente los espacios.

Los paneles con información están colocados de manera que puedan ser adecuadamente leídos por público infantil (a partir de 8-9 años) o de edad avanzada, pues a pesar de la ubicación en zonas altas o bajas, se orienta para que la visión sea fácil y agradable según la antropometría.

 

Exposición Maquis, Crónica de la Guerrilla Antifranquista
Exposición Fábrica de Armas de Toledo
Exposición XX Años de Diseño Aplicado a la Artesanía
Exposición Mangana el corazón de Cuenca al descubierto
Exposición Río Júcar, el Reflejo de nuestras vidas
Haz tu exposición
Otras exposiciones